Manifiesto

Teníamos tantos sueños descabellados.
Esos sueños nos juntaron,
y dejamos de ser simples mortales para convertirnos en un movimiento.
Soñábamos que llegaríamos a la luna.
Fuimos tan locos, fanáticos y constantes que lo logramos.
Soñábamos que desintegraríamos el átomo.
Que convertiríamos la viruela y la polio en olvidadas historias
del pasado.
Que la tecnología sería infinita y para todos.
Que conectaríamos el mundo.
Lo impensable, lo imposible,
todo lo que nunca podríamos haber hecho... lo arrollamos, lo dominamos, lo conquistamos.
Nos decían que no, y nosotros, bueno...
Nosotros dijimos que sí.
Resistimos.
Resistimos y cambiamos el mundo.
Resistimos cuando todos desisten.
Resistimos cuando es más fácil apartarse.
Resistimos por todos aquellos que ya no pueden reaccionar.

Cuando la respuesta parezca imposible de alcanzar, resista.
Cuando esté por lograr el sueño, resista.
Cuando los poderosos rechacen su pedido, resista.
Ha llegado la hora de resistir.
Uno de cada dos hombres.
Una de cada tres mujeres
se enfrentarán a estas enfermedades que llamamos cáncer.
Nuestras hermanas, nuestros hermanos, nuestros padres, nuestras madres,
nuestros esposos, nuestras esposas, nuestros hijos.
Nuestros mejores amigos y todos aquellos que aún no conocemos.
Una persona cada un minuto... una persona se pierde, es robada, es llevada en sólo un momento.
Imperdonable.
Aquí es donde comienza el fin del cáncer.
Juntos seremos una fuerza inequívoca.
Un movimiento innegable.
Una luz que no puede apagarse.
Cuando tomamos nuestros descabellados sueños imposibles
Y los hacemos posibles.
Los hacemos realidad.
Cuando nos alzamos como uno.
Cuando nos enfrentamos al Cáncer.
Cuando estamos Unidos Contra el Cáncer (Stand up to Cancer).